main

Por Qué DōMatcha™

La Historia

DōMatcha™ es un té verde japonés 100% auténtico, ahora cultivado en el sector suroccidental de Japón, en Kagoshima. Trabajamos muy de cerca con nuestros socios, quienes colectivamente han estado en la industria del té por más de 700 años: Shohokuen, uno de nuestros productores, y también el famoso maestro del té japonés, Sr. Kazu Handa, de una familia cuyo conocimiento y experiencia ha pasado de generación en generación por más de 300 años.

La Calidad

DōMatcha™ se cultiva, cosecha y procesa de manera bien cuidadosa a cada paso, para mantenerlo fresco y rico en sabor y nutrientes. ¡A la japonesa! Para asegurar una calidad superior, y mantenerse fiel a las antiguas raíces de DōMatcha™, se utiliza muy poca maquinaria en el procesamiento.

El té verde DōMatcha™ es cultivado a la sombra, y sólo el botón floral cerrado y las 2 hojas mejores y más tiernas que lo acompañan, son elegidas para ser cosechadas a mano. Justo después de la cosecha, se dejan las hojas al vapor con sumo cuidado para evitar que se oxiden las enzimas, luego se colocan a cero grados en instalaciones especialmente diseñadas para mantenerlo fresco durante todo el año. Antes de moler las hojas para hacer el Matcha, se retiran todas las fibras rugosas como los tallos y las venas, para reducir cualquier sabor amargo. Otros productores de Matcha no sólo usan hojas de calidad inferior sino que también incluyen tallos y otras fibras rugosas para aumentar el volumen y reducir costes. No hace falta decir que estas prácticas resultan en un matcha de menor calidad de un verde menos vibrante, más bajo en nutrientes y amargo de sabor.

Una vez que se ha quitado el tallo y las venas de las hojas, éstas se muelen lentamente en las tradicionales piedras de granito, garantizando la máxima protección de los nutrientes, porque rompen las fibras de manera natural, sin sobrecalentar y ‘quemar’ el polvo. El té verde en polvo que se produce fuera de Japón, a menudo es procesado utilizando aire caliente a presión, el cual destruye la estructura natural y sobrecalienta las hojas de té verde, resultando en un polvo menos fino, inconsistente, con muy poco valor nutritivo.

Ya que el Matcha pierde color, sabor y nutrientes fácilmente al ser expuesto a la luz y al aire (el proceso de oxidación), el envasado adecuado es clave. El DōMatcha™ es protegido en extremo en una bolsita de láminas sellada, y en una lata sellada. ¡Además incluimos almohadillas anti-oxidación para proteger al Matcha por aún más tiempo y conservarlo fresco y verde!

La Pureza

DōMatcha™ es puro y libre de aditivos—¡y lo podemos comprobar! Todo nuestro Matcha (orgánico y no orgánico) es analizado por un laboratorio independiente, nunca hay ningún residuo detectable de químicos de pesticidas, herbicidas o fungicidas, o radiación. De hecho, una vez que las latas llegan a nuestra bodega las probamos nuevamente para asegurar que el té sea inocuo para que todos lo podamos beber.